Los ojos bien cerrados

En el documental Stanley Kubrick: A Life in Pictures, la viuda del director, Christiane, cuenta que éste tenía una obsesión con el tema del matrimonio y la felicidad conyugal, teniendo la idea de hacer una película sobre ello desde siempre. Cada vez que algún amigo suyo se divorciaba el bueno de Stanley renovaba sus ganas y volvía al tema discutiendo largamente sobre el mismo. Lo abordó finalmente cuando consiguió adaptar el cuento Relato soñado, de Arthur Schnitzler, en 1999 realizando la película Ojos bien cerrados (Eyes Wide Shut), esa anécdota siempre me fue útil para justificar que el tema de la película no es otro que el matrimonio, y que pese a las diversas lecturas posibles pienso que todo en la trama apunta a la vida conyugal y su naturaleza, que todas esas capas simbólicas que tiene no son más que las vueltas de un espiral que tiene a la pareja en su centro que sólo podría apreciarse con los ojos bien abiertos.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s